Banner

Ruta Ayna - Liétor (II Edición Rutas de Senderismo Provincia de Albacete)

RUTA DE LIETOR SÁBADO 6 DE JUNIO
El plazo de apertura de Inscripciones será el 28 de Mayo a las 09,00H.

Inscripciónes:  http://www.dipualba.es/webcultura/default.aspx?id=1165

Condiciones Generales: http://www.dipualba.es/webcultura/documento.aspx?id=2077

Folleto Ruta Liétor: http://www.dipualba.es/webcultura/documento.aspx?id=2151

DESCRIPCIÓN:

 

Saldremos de Ayna por la margen izquierda del río Mundo, para llegar en poco más de un kilómetro a El Salero, un paraje en el que se ubican unas antiguas salinas árabes. De esta explotación quedan todavía un gran número de pilas de evaporación, situadas junto a unas viviendas, y en lo alto de un gran risco se observan unas ruinas que sirvieron de torre de vigilancia. Por este lugar el río Mundo, arrullado por los impresionantes murallones rocosos de sus márgenes, forma una de las hoces más profundas y estrechas de todo su cauce.

 

 

Toda la margen izquierda del río se encuentra bastante deforestada, pues sus tierras se utilizaron en otros tiempos para la producción de esparto, que fue una fuente de ingresos muy importante para las economías de Ayna y Liétor. Sin embargo toda la margen derecha del río Mundo aparece totalmente tapizada de pinos carrascos y negrales, que en muchos casos quedan colgados de las mismas cornisas de sus altas orillas. También destacan entre la vegetación silvestre algunas encinas y sabinas, más abundantes en tiempos pasados, coscojas, granados, enebros, lentiscos, retamas, jaguarzos, torviscos, aliagas, romeros, tomillos y chumberas, estas últimas en las cercanías de las poblaciones.

A poco más de dos kilómetros de El Salero se encuentra La Alcadima, un caserío de Liétor, hace tiempo abandonado. La Antigua es su trascripción al castellano, y al igual que casi todos los lugares donde anteriormente estuvieron los árabes guarda su historia sobre un tesoro. Según cuentan, cuando todavía estaba habitada esta aldea, había allí un hombre que soñó en repetidas ocasiones que en el Puente de Murcia encontraría la fortuna. Ante la repetición del sueño decidió ir al citado puente, construido sobre el río Segura, y sentarse allí a esperar.

 

Después de varios días un desconocido le preguntó por qué estaba tanto tiempo allí sentado, por lo que le contó su sueño. Este hombre le dijo entonces que no hiciese caso de tales fantasías, pues él mismo había soñado que en un lugar llamado La Alcadima existía un tesoro oculto donde dormía una cabra roja. Ante estas palabras nuestro hombre se fue todo contento a su aldea y se puso a excavar el suelo de una cuadra donde dormía una cabra rojiza de su misma propiedad, en laque halló una bolsa de piel con numerosas monedas de oro.

A menos de dos kilómetros de La Alcadima se encuentra Híjar, aldea de Liétor formada por dos núcleos de población a ambos lados del río Mundo. Cuando Ayna era un enclave fronterizo del reino de Castilla, en Híjar conservaban todavía los musulmanes del reino de Murcia una pequeña fortaleza, de la que apenas quedan en pie un pequeño lienzo de piedras y argamasa con un contrafuerte y algunos restos de lo que fue una muralla. Durante la dominación musulmana la fortaleza de Híjar fue la llave que controló el paso por el río Mundo, considerada de una gran importancia estratégica, sobre todo en los últimos treinta años que fue frontera con las tierras de Ayna. Tras la conquista cristiana pasó a poder de Gil Gómez Doviñal, un noble portugués que participó en la conquista de Liétor con el comendador Pelay Pérez. Sin embargo poco después quedó totalmente despoblada y se convirtió en una dehesa ganadera en poder de la Orden de Santiago.

Desde Híjar vamos a cruzar el río Mundo para pasar a su margen derecha, cogiendo una bonita senda rodeada de pinos, olivos y algunos árboles frutales. Es posible hallar en los altos paredones que envuelven al río Mundo a la cabra montés.

Tras dejar el Tortolón, donde podemos ver algunas zonas de cultivos, llegaremos a la carretera que viene de Elche de la Sierra, por la que vamos a seguir hasta llegar a Liétor. Sin embargo, poco antes de entrar a la población, cogeremos un empinado camino a la derecha, que nos va a introducir por las tortuosas callejas en el corazón de este pueblo serrano. Desde Ayna habremos realizado un recorrido total de casi catorce kilómetros.

Ultima modificacion el Lunes, 11 de Enero de 2016 09:30
No articles to show