Ha ingresado en el Museo Provincial de Albacete una importante muestra de piezas pertenecientes al periodo musulmán, cuya exhibición ayudará a completar la visión de todos los periodos culturales que han marcado la evolución histórica de la provincia de Albacete.

La colección procede del término municipal de Liétor y ha sido reunida gracias al trabajo y la labor del párroco de la localidad, Don Francisco Navarro Pretel, quien, a lo largo de las últimas décadas, ha propiciado la recuperación de este importante patrimonio para su exhibición en el Museo Parroquial de Liétor y, a partir de ahora, en el Museo de Albacete.

La colección está basada en el “Ajuar de los Infiernos”, un importante lote de piezas que fueron halladas ocultas en una sima en el paraje que le da nombre. Está compuesta por más de un centenar de objetos, fechados entre los siglos X y XI, que por su variedad constituyen una importante muestra para conocer los útiles cotidianos del periodo musulmán, dedicados a actividades como la agricultura, la pesca, mobiliario y objetos de uso doméstico, que aportan una rica y variada información para acercarnos a la vida cotidiana de la época islámica en el medio rural.

Asimismo, en el “Ajuar de los Infiernos” hay un importante número de piezas que se alejan de lo cotidiano, como espadas y lanzas, así como elementos para enjaezar un caballo, como espuelas y bocado.

Entre los objetos presentes en la colección, destacan una serie de piezas de factura excepcional, como un candil de bronce con el asa decorada en forma de cierva y un candelabro de hierro.

La colección se completa con un gran número de piezas cerámicas, pertenecientes a diferentes periodos culturales representativos de la evolución histórica de nuestra tierra, entre los que cabe destacar un lote adscribible al periodo almohade, denominado El Corralón, hallado en el curso de unas obras en el casco urbano de Liétor y recuperado, como todos los objetos muebles que componen la colección, por Don Francisco Navarro. Se trata, en su mayoría, de vasijas de uso cotidiano, si bien destacan algunas piezas por su decoración con la técnica de la “cuerda seca” y esgrafiadas, típicas de la época.

Desde el punto de vista cultural, la colección es enormemente representativa porque nos acerca a uno de los periodos menos conocidos dentro del panorama arqueológico provincial y que, gracias a la cesión de Don Francisco Navarro, podrán ser contempladas por el público que acuda al Museo.

Así, la Delegación Provincial de Educación, Ciencia y Cultura quiere agradecer la labor y la generosidad de Don Francisco Navarro Pretel, quien no sólo ha propiciado la conservación y recuperación de esta importante colección, sino que ha facilitado su ingreso en el Museo de Albacete, donde un mayor número de personas podrán acercarse a través de estas colecciones al conocimiento de un periodo cultural, el musulmán, que constituye la base sobre la que se asientan las estructuras de nuestra organización territorial.

Artículo original en la Cerca.

Otro artículo publicado en la Tribuna de Albacete.

y en La Vedad de Albacete.